7 días en Escocia

10 Abril, 2019

 ¿Sabías que ESCOCIA es considerado el país más bonito del Mundo por la prestigiosa web de guías de viaje Rough Guide, tras una encuesta realizada en 2017?

Os proponemos esta RUTA de 7 DÍAS para conocerla a tu aire: ESCOCIA; HIGHLANDS Y EDIMBURGO. FLY & DRIVE. Descubrirás los innumerables tesoros escondidos en su territorio, y al igual que nos pasó a nosotros, te enamorarás de Escocia y las Tierras Altas.

En este itinerario conoceremos misteriosas y ancestrales ciudades, espectaculares castillos, islas perdidas en la nada y una riqueza paisajística inagotable.

CIUDADES:

Stirling; A medio camino entre Glasgow y Edimburgo, destaca su imponente Castillo, las callejuelas del “Old Town”, la estatua del rey Robert The Bruce, el monumento a William Wallace y otros atractivos como la Iglesia de Holy Rude, el Puente de Stirling, etc.

Glasgow; ciudad más grande de Escocia, es un lugar vibrante de actividad y lleno de personalidad.

Inverness; Capital de las Tierras Altas y base ideal para realizar excursiones por el lago Ness. Su centro histórico te sorprenderá.

Aberdeen; ciudad de contrastes enriquecida por 8000 años de historia. Tercera ciudad más grande de Escocia conocida como la “ciudad de Granito”.

Edimburgo; capítulo aparte merece la capital escocesa. Estamos seguros que te cautivarán sus atractivos como “The Old Town”, “Royal Mile”, Castillo de Edimburgo, etc. Lo mejor es que la conozcas en persona.

• Otras bellas ciudades como Saint Andrews, Dundee o Perth.

CASTILLOS:

Eilan Donan; El castillo más famoso de Escocia y el líder indiscutible en cualquier top, pero no en éste. ¿Por qué? Pues simplemente porque es una burda reconstrucción de principios del siglo XX. Desde fuera es muy bonito, su emplazamiento en su propia isla es de película (unas cuantas fueron rodadas aquí, como Los Inmortales), pero al visitarlo por dentro parece que estamos en la casa de la abuelita, más que en un ancestral castillo escocés en el que se han librado cientos de batallas. Es muy fotogénico, su silueta sobre el loch Duich es impresionante, y con verlo por fuera seguro que estamos más que contentos de habernos acercado hasta aquí.

Dunnotar Castle; La fortaleza inexpugnable sobre el mar, Dunnotar es lo que se podría considerar el castillo perfecto en cuanto a temas defensivos: situado en una isla con barrancos de 50 metros, tan sólo un camino para llegar a su interior, altos muros, y muchos escoceses para defenderlo. O eso pensaban cuando escondieron en Dunnotar las joyas de la corona ante los invasores del siglo XVII, que tuvieron que sacar rápidamente cuando sitiaron el castillo. Su emplazamiento, a pocos kilómetros de Stonehaven, en la costa este de Escocia, hizo que el castillo de Dunnotar fuera clave para el control del comercio. 

Stirling Castle; Encaramado en lo alto de un cono volcánico, igual que el castillo de Edimburgo, en su interior nos encontraremos con varios salones totalmente reconstruidos siguiendo las técnicas originales, y que deslumbran por su colorido, algo que choca con la idea que tenemos de que los castillos eran oscuros y lúgubres, sobre todo en un país donde poco brilla el sol. A parte de los salones reconstruidos, en los que hay actores para darle más vidilla a la visita, también hay un museo militar (cómo no!), y una zona de juegos ideal para conocer las costumbres e historia de la edad media. Una visita muy instructiva, aunque haya que lidiar con muchos visitantes.

Urquhart Castle; En medio del célebre lago Ness, nos encontramos con uno de los castillos más emblemáticos, más grandes y más visitados de Escocia, el castillo de Urquhart. Fundado en el siglo XIII, jugó un importante papel en la guerra de independencia escocesa (la de William Wallace), y aunque actualmente se encuentra en ruinas, se puede visitar muy cómodamente, además de contar con gran cantidad de información para el visitante. Lo bueno es que se puede llegar tanto en coche como en barco a este castillo, debido a su cercanía a la ciudad de Inverness.

Edinburh Castle; El castillo más grande del país, el monumento más visitado de Escocia, la caja acorazada de las joyas de la corona y obtiene un mísero puesto 13 en una lista de 15. ¿Tan malo es? Realmente no, si te gusta mucho hacer horas de cola y los museos militares de señores con faldas de cuadros. Su imponente perfil y geniales vistas a la ciudad de Edimburgo desde las murallas, para mí, no compensan el tiempo ni el precio que tiene. Hay muy pocas salas realmente originarias del castillo, sus fantasmas dicen que hasta se ven en las fotografías (qué descarados!), y siempre hay mucha gente. Para visitar si no tienes nada mejor que hacer o si vas con la Explorer pass.

• Otros castillos: Stalker Castle, Blackness Castle, Edzel Castle, Craigivar Castle, etc.

LAGOS:

Loch Lomond; Las hermosas orillas del Loch Lomond sirven de frontera entre las tierras bajas de la Escocia central y las Tierras Altas. Con sus 39 kilómetros de largo y 8 de ancho máximo en uno de sus extremos es el mayor lago del Reino Unido en superficie, y el segundo (después del Loch Ness) en volumen de agua. En un día sin viento, sus aguas reflejan los matices de verde y ocre del paisaje con gran belleza.

Loch Ness; Las hermosas orillas del Loch Lomond sirven de frontera entre las tierras bajas de la Escocia central y las Tierras Altas. Con sus 39 kilómetros de largo y 8 de ancho máximo en uno de sus extremos es el mayor lago del Reino Unido en superficie, y el segundo (después del Loch Ness) en volumen de agua. En un día sin viento, sus aguas reflejan los matices de verde y ocre del paisaje con gran belleza.

Loch Awe; os que han visto las románticas ruinas del Castillo de Kilchurn reflejadas en el Loch Awe han sido testigos de uno de los espectáculos más hermosos que ofrecen las Highlands de Escocia. El tercero más largo del país, no te decepcionará ni aunque haga mal tiempo.

En definitiva, uno de los viajes más espectaculares que hemos realizado. Cuando pensamos en Escocia, lo primero que nos viene a la cabeza son castillos, gaitas y escoceses con faldas a cuadros. Afortunadamente, la tierra de Willian Wallace y Rob Roy va más allá de los estereotipos. Escocia no podría entenderse sin sus Highlands, sus leyendas, sus islas del norte, sus pequeños y remotos pueblos rurales o sus paisajes sobrecogedores. Este país es un paraíso donde el verde no encuentra límites tonales y donde la esencia más auténtica se sirve en pequeñas dosis.

Buscando...
Un momento por favor.