4 días en Berlín (para niños y adultos)

23 Septiembre, 2019

 ¿Sabías que un 44% de la superficie de Berlín está compuesta por áreas verdes y que tiene alrededor de 180 museos?

IDEAS Y CONSEJOS PARA PASAR 4 DÍAS EN BERLÍN CON NIÑOS Y SIN ELLOS.

Hace unos días nos escapamos a la capital alemana. Estuvimos 4 días y fueron suficientes para dejarnos enamorados y superar de largo las expectativas que tenía. Es una ciudad impresionante, tanto para adultos como para niños, el truco está en saber combinar actividades culturales basadas en los diferentes eventos ocurridos en la historia de Berlín y las infinitas actividades que puedes hacer con niños. Nosotros íbamos 2 adultos con nuestro hijo de 6 años y ha sido un viaje muy divertido para todos.

 ¡EMPEZAMOS CON LA RUTA!

PRIMER DÍA

Llegamos a media mañana al aeropuerto de Tegel. Para desplazarte al hotel tenemos 2 opciones:

- Coger un traslado privado, lo cual es muy cómodo pero es más caro.

- Coger el autobús TXL, que tiene salidas cada 5 minutos desde el aeropuerto a diferente puntos del centro de la ciudad. La duración es de unos 45 minutos.

Nosotros optamos por la opción del autobús, ya que nuestro hotel estaba en Alexanderplatz y la parada del autobús estaba a escasos 100 metros. Compramos desde España la tarjeta Berlín Welcome Berlín para los cuatro días, la cual nos costó 38 € por adultos y los niños hasta 6 años no pagan nada y nos sirvió para usar todos los medios de transporte (tren, metro, tram y bus) durante los 4 días.

CONSEJO: Comprar la Berlín welcome Card, la puedes comprar desde España y canjearla en el mismo aeropuerto.

Comida en HB (HofBrau) de Berlín, muy cerca de Alexanderplatz restaurante típico alemán en el que tienen la carta en castellano. Buen sitio para probar el codillo y otras especialidades germanas acompañados de una buena cerveza. Es una opción, aunque más tarde descubriríamos que hay otras opciones más auténticas para degustar estos platos más auténticas

Tras reponer fuerzas, el tiempo no acompañaba, así que decidimos ponernos a cubierto. Entonces visitamos “The Little Big City”, situado junto a la Torre de la Televisión. Es una especie de Museo en el que te van contando las distintas etapas por las que ha pasado la ciudad a través de miniaturas. A los niños les encanta y a los adultos nos ayuda a entender un poco mejor la historia de la ciudad. Las explicaciones son en inglés y alemán y el personal de la atracción es muy atento y se esfuerzan por explicarte los distintos acontecimientos que ha vivido y sufrido Berlín. https://www.officiallittlebigcity.com/berlin-en/

Al salir, nos dirigimos dando un paseo a la Isla de Los Museos. Pequeña isla en la que se concentran muchísimos museos, situada junto al río Spree. Destaca el Museo del Pergamo y Neus Museum en él que podemos encontrar a Nefertiti. También se encuentra aquí la “Berliner Dom”, iglesia protestante más importante de Berlín. Aquí podemos encontrar una de las imágenes más bonitas de la ciudad.

SEGUNDO DÍA

Por la mañana, realizamos el “Tour de la Ciudad” con la empresa “cultour Berlín”, que realiza tours en castellano por toda la ciudad y tiene unos guías buenísimos. Se trata de una visita que se realiza a pie y dura 4 horas, empieza en Alexanderplatz y finaliza en la Puerta de Brademburgo, visitando los puntos más importantes de la ciudad: Bebelplatz, Gendarmenmarkt, check point Charlie, muro de Berlín, monumento al Holocausto, Postdamer Platz….es una visita imprescindible para conocer la complicada historia de la ciudad. 

La visita finalizó en la puerta de Brademburgo, dónde decidimos hacer un descanso para comer. A escasos 100 metros se encuentra el Museo de cera o Madame Tussauds, y decidimos entrar. Es un plan muy divertido para los niños, ya que hay un montón de objetos para disfrazarse de los personajes esculpidos en el museo. Después nos dirigimos al Aquadom, que es un acuario con peces de todos los tipos. Lo atractivo de este acuario es que existe un tubo gigante con peces de todos los colores que los vas viendo desde un ascensor. Lo mejor es comprobarlo por ti mismo.

Al salir, decidimos hacer un paseo en barco por río Spree, ya que las piernas ya empezaban a fallar. En la orilla del río situada justo enfrente de la Isla de Los Museos se pueden coger estos barcos. El paseo dura una hora y es una opción muy interesante para las últimas horas de la tarde que ya no hace tanto calor. Te sientas un la cubierta del barco y te permite tener una visión diferente de la ciudad. Las explicaciones son en alemán y en inglés, pero son lo de menos porque se trata de sentarse y disfrutar de las vistas. En este paseo se pasa por distintos bares con unas sillas comodísimas, perfectas para tomar una cerveza y relajarse.

TERCER DÍA

Tras el desayuno, nos dirigimos a la zona de Postdamer Platz, espectacular zona con edificios modernos. En los dorados años 20, está zona era considerada como el “Times Square” de Europa. Justo al lado hay un rascacielos llamado “Panorama Punkt” al que se puede subir y admirar de una de las mejores vistas de la ciudad. Postdamer Platz fue el mayor proyecto de construcción en Europa en la década de los 90. Destaca el Sony Center, torre de cristal y acero espectacular.

Aquí pudimos disfrutar de “Legoland Discovery Center Berlín”, es una ludoteca de Lego en la que podemos ver los monumentos más importantes de la ciudad formado con piezas de Lego, luego tiene una atracción y una zona en la que los niños pueden divertirse formando todo tipo de figuras de Lego y otras actividades más.

Legoland Discovery Centre Berlín

Para comer por esta zona hay muchísimos restaurantes modernos con comida de todo tipo, nosotros nos decantamos por un restaurante Vietnamita llamado Viet Bowl, y no nos equivocamos, nos encantó y a precios muy razonables. Si os decidís por ir, debéis saber que las raciones son bastante grandes.

Por la tarde, nos dirigimos al Bundestag, pero previamente dimos un paseo por el Tiergarten que es el pulmón de la ciudad. Este parque que en su día era una zona donde la realeza cazaba jabalíes y faisanes, es hoy uno de los parques urbanos más grandes del mundo, tiene zonas de juegos, bares, fuentes,etc..Tras cruzar el parque desde abajo hasta arriba, te encuentras con el espectacular Parlamento alemán. Destaca el Edificio del Reichstag, edificio original de 1894 que fue reconstruido por Norman Foster después de la reunificación alemana y añadió la cúpula de cristal, convirtiéndose en uno de los símbolos de la ciudad.

Para seguir con la increíble historia de la ciudad, nos dirigimos a las “East Side Gallery”: En 1989, tras 28 años de infame historia, el Muro de Berlín que separaba a familias, amigos y compatriotas pasó a mejor vida. El tramo de 1,3 kms entre Obermambrucke y Ostnahnhof, se convirtió en la East Side Gallery. En el mural al aire libre más grande del mundo, 129 artistas tradujeron su euforia y el optimismo mundial en una mezcla de declaraciones políticas y arte en más de 100 pinturas. 

Nosotros cogimos una bici con guía durante media hora, y hablando con él nos contó como todavía recordaba la noche en que cayó el muro y todavía se emocionaba al contarlo, fue una autentica liberación, sobre todo para los alemanes del Este. Muy cerca, se encuentra el barrio turco, zona muy interesante llena de vida.

Para terminar el día, nada como el Brauhaus Georgebrau, acogedora cervecería, donde sirven buenas raciones de comida típica alemana, que elabora su propia cerveza, clara y oscura, mucho antes de que la cerveza artesana se pusiera de moda. En el exterior tienes unas vistas preciosas al rio Spree y la Berliner Dom.

CUARTO DÍA

Por la mañana, visitamos Potsdam. Nosotros lo hicimos con la agencia Berlín Cultur. La visita empieza cogiendo un tren desde Alexanderplatz que en unos 40 minutos te deja en este precioso pueblo en el que veraneaban los reyes prusianos. Se puede hacer por tu cuenta, pero es recomendable coger la visita guiada para conocer más sobre la historia germana. En Potsdam recomendamos bajar en la parada “Park Sanssouci” y así ir caminando hasta el pueblo atravesando los Palacios.

También destacamos en el pueblo La Puerta de Brademburgo, la calle principal, repleta de restaurantes, heladerías y tiendas y el coqueto Barrio Holandés. En fin un pueblo de cuento que merece la pena visitar, sobretodo en primavera.

Por la tarde, sobre las 16:00 regresamos a Berlín y para poner la guinda a este viaje, alquilamos una bici. Es una forma fantástica para moverse por la ciudad, ya que hay carril bici por todas partes y la gente es muy respetuosa con los ciclistas. Recorrimos de nuevo los lugares más emblemáticos de Berlín:

- Barrio Judío (Sinagoga)

- Tiergarten

- Puerta de Brademburgo

- Parlamento

- Cerveza a la orilla del río

- Regreso al centro por la orilla del río

- Bebelplatz

- Gendarmermarket

Tras este paseo, devolvimos las bicis y cena en Haymarket, plaza muy agradable con restaurantes italianos, alemanes, asiáticos,etc..

 

RESUMEN DE LAS ACTIVIDADES CON NIÑOS:

- “The Little Big City”: Es una especie de Museo en el que te van contando las distintas etapas por las que ha pasado la ciudad a través de miniaturas.

 Museo de cera o Madame Tussaudshay un montón de objetos para disfrazarse de los personajes esculpidos en el museo.

-  Aquadom: acuario con peces de todos los tipos.

“Legoland Discovery Center Berlín”: ludoteca de Lego en la que podemos ver los monumentos más importantes de la ciudad formado con piezas de Lego, luego tiene una atracción y una zona en la que los niños pueden divertirse formando todo tipo de figuras de Lego y otras actividades más.

- Parque Tiergarten: el pulmón de la ciudad.

- Ruta guiada por Berlín en bici con una duración de 30 min.

- Alquiler de bici por nuestra cuenta para seguir conociendo la ciudad.

 

Buscando...
Un momento por favor.